A mis hermanos cofrades

Queridos hermanos, que en estos días junto a toda la sociedad vivimos momentos de tristeza, nerviosismo e incluso miedo ante lo desconocido; la palabra con la que os
saludo es PAZ. Es el saludo con el que Jesús resucitado saludó a los suyos tras haber
vivido el dolor de la Pasión y la dureza del Calvario.

Como veis, la ilusión por celebrar la Semana más grande del año en nuestras calles se
va diluyendo poco a poco ante la realidad que no admite atajos de ningún tipo. En
estas semanas de Cuaresma previas a los días santos tendremos que ir cesando la
actividad de las casas de hermandad e ir repensando muchas cosas.

Al igual que la Cuaresma, la Semana Santa será diferente. La debilidad del ser humano
experimentada por la enfermedad y sus riesgos nos harán comprender nuestra
pobreza, nuestra pequeñez, que sólo se ve sostenida y curada por el inmenso amor de
Dios cuyo rostro es el de Cristo crucificado.

No estéis tristes. Recalculad el calendario cofrade ya para el próximo domingo de
Ramos, o mejor aún, recalculadlo para HOY, pues somos cofrades siempre, en todo lo
que hagamos, aunque este año “la procesión vaya por dentro”. La “hermandad” y su
vida no cesan en todo el año.

Practiquemos la caridad con los que tenemos más cerca, y puesto que conocemos la
situación de nuestros hermanos, que a nadie que pueda estar más solo o enfermo falte
una llamada telefónica o la cercanía de muchas formas desde su cofradía para lo que
pueda necesitar.

Con la responsabilidad y la generosidad de todos, estos días grises pasarán. Que la
oración nos sostenga y nos mantenga muy unidos, pidiendo al Señor por quienes más
sufren en este tiempo, y por quienes sufren siempre aunque no salgan en los medios de
comunicación; y cómo no, recemos por las autoridades y los profesionales que con gran
esfuerzo están poniendo su vida en juego para que todos estemos bien. Dios premie
tanta bondad y cariño.

Pronto volveremos a compartir con alegría y normalidad ratos de amistad y
fraternidad que tanto bien nos hacen. El abrazo que ahora no nos podemos dar sea la
penitencia cuaresmal que ofrezcamos a Dios, sintiendo la soledad y el sufrimiento de
tanta gente que por otras causas y en muchas más ocasiones así lo viven. Que esta
experiencia nos sirva para renacer en la Pascua y afrontar la vida de otro modo
mirando a los demás con el amor que con el que Dios nos mira a todos.
Recibid un fuerte abrazo en el amor de la Virgen Madre de Dios, Salud de los enfermos
y Auxilio de los cristianos.
José María Sánchez García
Consiliario de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Almería

Carta de Isaac Vilches ante la Cuaresma 2020

Carta de Isaac Vilches, presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías

Estimados cofrades,

Llegó el momento tan ansiado para todos nosotros, la Cuaresma. Un momento dep reparación, de testimonio público de nuestra FE, donde es fundamental llegar a ser capaces de transmitir nuestra experiencia cristiana, para que nuestras Cofradías no queden en una exposición cultural sin testimonio católico.

Se presentan nuevos retos en esta Semana Santa 2020, los afrontamos con gran ilusión y compromiso. Sin duda, con vuestro trabajo, sacrificio y esfuerzo llegará a ser el propulsor necesario para que vuestras estaciones de penitencia sean una verdadera evangelización en las calles de nuestra ciudad.

Todos estaremos representados, a través del habito de nazareno, del trabajo del costal, acólitos, músicos y sin olvidarnos de la mujer ataviada con su mantilla. Todo ello para mostrar el compromiso más sincero y responsable hacía uno de los mensajes más bonitos, el AMOR a Nuestro Señor. No tengamos temor a expresarlo públicamente, debemos ser capaces de mostrar nuestros sentimientos en forma de oración. En la actualidad, las hermandades tenemos que reivindicar nuestro mensaje, sin ningún tipo de miedo: “Somos Cristianos y creemos en la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo”.

No quiero pasar por alto el compromiso continuado en la formación de sus hermanos tanto de las hermandades de Penitencia y Gloria, siendo muy importante que éste aprendizaje cristiano perdure en la vida de la Hermandad y quede vinculada a todos sus ámbitos, marcando el rumbo de las mismas. Gratamente he tenido la oportunidad, en el poco tiempo que estoy junto a vosotros, de asistir a algunos de vuestros cultos y de forma muy agradable he podido apreciar el gusto en la realización de los altares, aunque lo más importante es la asistencia de fieles a los mismos. El trabajo de una Hermandad llena los 365 días del año, porque nuestra FE no tiene descanso, para darle sentido a las hermandades es preciso nuestro trabajo incesante.

También me gustaría dirigir unas palabras a ese cofrade anónimo que asiste a los cultos de su hermandad, que participa de sus actividades, ya sea limpiando tulipas o rellenando papeletas de sitio, a ese cofrade anónimo que visita otras hermandades, que va a conciertos, pregones, tertulias, charlas y presentaciones de carteles. A ti, cofrade, que estás en retiros espirituales y que estás unido a nuestra Santa Madre Iglesia, gracias porque tú eres vivo ejemplo de lo que es ser cofrade. 

Hermandades que os vais a hacer Cofradía en vuestro día Santo, alentaros para que sigamos trabajando juntos, sé del esfuerzo que vais a tener que realizar este año, así como sé de vuestra humildad, quedando demostrada con vuestro gran esfuerzo que ha llevado a tener que sacrificar otros aspectos relevantes. Todo ello os honra y sois un ejemplo de amor a nuestra Semana Santa. Estoy convencido de que tanto sacrificio y afán tendrá su recompensa, seguid trabajando para ser capaces de encontrar a ese cofrade anónimo que se enriquece de vuestros cultos, de vuestra caridad, de vuestras formaciones y del AMOR a Jesús y su Madre.

No me gustaría terminar sin tener un recuerdo para todos los cofrades almerienses que ya no están entre nosotros y sí junto a Nuestro Señor. En especial, a D. Antonio Dubé de Luque y a D. Luis Álvarez Duarte, imagineros que con sus grandes obras han contribuido a la FE de muchos cofrades.

Cofrades, ¡vivamos con intensidad ésta Cuaresma!, tenemos una oportunidad única para prepararnos internamente, no la desaprovechemos.
¡Feliz Cuaresma y Feliz Semana Santa!
El Presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de la Ciudad de Almería

Fdo. Isaac Vilches Marín